Diseño de cocinas funcionales

Generalmente, la cocina es una de las áreas más complejas a diagramar en una construcción o remodelación de hogar. Esto tiene que ver, fundamentalmente, con que es un área en la que la funcionalidad debe ser un eje central, debiendo adaptarse al espacio, al estilo de vida y las comodidades requeridas por una persona o una familia.

Por ello, aquí te vamos a contar una serie de tips y estrategias a tener en cuenta a la hora de diseñar una cocina funcional.

Mi cocina funcional

Cuando se trata de una cocina, su diseño debe prestar esencial atención a todos los detalles, pudiendo combinar tanto la estética como la practicidad de cada parte del espacio destinado a la cocina. Tener en cuenta cada centímetro de la zona y pensarlo en función del estilo de vida que se habrá de llevar en ese sitio, es fundamental para lograr obtener una construcción efectiva. A continuación, veremos cuáles son los factores a los que se debe prestar atención para diseñar la mejor cocina para una familia.

Iluminación

Aunque puede parecer algo ciertamente obvio, la iluminación en un área de trabajo continuo como lo es la cocina, es fundamental. De más estaría remarcar que la cocina es la zona de la casa en la que más utilizamos instrumentos que pueden ser potencialmente peligrosos si no se tiene especial cuidado. Al mismo tiempo, es un sitio en el que requerimos de prestar mucha atención a lo que hacemos, para obtener buenos resultados. En la cocina, necesitamos de contar con una luminosidad máxima, tanto durante el día como durante la noche. Por ello, debemos prestar especial atención a desarrollar sistemas de iluminación, tanto naturales como artificiales.

Sabemos que un exceso en la utilización de iluminación de tipo artificial, puede acabar siendo contraproducente, especialmente en lo que respecta a los gastos de consumo y sustento del hogar. Por ello, es de gran utilidad cuidar de contar con un buen sistema de iluminación natural a lo largo del día. Para ello, las mejores aliadas con las ventanas en el área de la cocina.

Al momento de seleccionar los sitios en los que colocar las ventanas, se debe tener en cuenta la dirección hacia la que éstas apuntarían, relativa a la ubicación geográfica de la casa. Al mismo tiempo, se debe cuidar la altura y la distancia de la ventana respecto a la cocina. Una distancia próxima en demasía a sitios como aquellos dedicados a la cocción (la cocina), puede propiciar fugas de gas y ser contraproducente en cuanto al rendimiento en el momento de cocinar.

En lo que refiere a los sistemas de iluminación artificial, se recomiendan dos tipos: por un lado, un tipo de iluminación general, de techo, colocada preferentemente en el centro de la habitación y con una tonalidad blanca y cálida, de buena potencia; por otro lado, se recomienda la aplicación de una luz más pequeña y específica, localizada sobre alguna área puntual de mayor trabajo en la cocina. Por lo general, en este último caso, dichas luces suelen disponerse sobre la mesada de la cocina o empotradas debajo de los muebles en altura de la misma.

La cantidad de luz (tanto natural como artificial) necesaria, dependerá directamente del tamaño de la cocina y de la manera en que los muebles de la misma se encuentren distribuidos.

Mobiliario

Todos tenemos claro los muebles que no pueden faltar en una cocina. Sin embargo, el tamaño y la ubicación de los mismos es lo que va a determinar la funcionalidad de esta habitación de la casa. Toda cocina cuenta con una mesada, encargada de conectar las áreas de cocción y de lavado. Generalmente, estos muebles se comercializan en tamaño estandarizado. De todas maneras, lo conveniente es que se tomen las medidas exactas de la habitación, de modo de calcular el tamaño ideal de los mismos. Asimismo, el tamaño de la mesada se verá en cierta medida condicionado, también, por el trabajo que se le vaya a dar. Generalmente, en cocinas de estilo gourmet o en los casos de familias numerosas, se utilizan mesadas de mayor tamaño, debido a que se llevan a cabo más actividades de cocina simultáneas.

En los últimos años, han ganado gran popularidad las islas de cocina. Sin embargo, éstas se recomiendan sólo en los casos de cocinas de gran tamaño. De todas maneras, en esos casos, una isla puede ser de gran utilidad para optimizar la conexión entre las distintas áreas y poder desenvolverse en el espacio más cómodamente.

En los casos de las cocinas pequeñas, una de las mejores maneras de optimizar el espacio es colocando mobiliario bajo y sobremesada.

Otro de los instrumentos fundamentales en una cocina, es el extractor. Este, representa seguridad para el hogar, para los miembros de la familia, como así también una mejor higiene.

Por otro lado, al momento de elegir el mobiliario y los diversos materiales para la cocina, la durabilidad es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. Generalmente, los muebles de cocina tienden a ser muy costosos y, al considerarse un área de amplio tránsito y utilización, es importante que se trate de mobiliario y materiales resistentes. Para ello, una de las mejores opciones es el acero inoxidable y, en el caso de los muebles madera laqueada y preparada para cocina. Es muy frecuente encontrar materiales de melanina o laminados plásticos que, si bien son atractivos a la vista, no tienden a ser muy resistentes, por lo que no son recomendables si se piensa en el largo plazo.

El suelo

Cuando pensamos en el diseño o la refacción de la cocina, tendemos a dejar el piso para el final. Sin embargo, elegir bien el piso es fundamental para garantizar la funcionalidad de la habitación de cocina en su totalidad. Debido al uso que se les suele dar a las cocinas, se recomienda la elección de un piso que cuente con un revestimiento que lo haga apto para alto tránsito, como así también resistente a la humedad. Los sistemas más elegidos en la actualidad para esta zona de la casa, son: el mosaico granítico, el mosaico calcáreo, los porcelanatos y cerámicos y el gres.

 

Si estás por diseñar tu cocina o estás pensando en refaccionarla, tené en cuenta las recomendaciones mencionadas con anterioridad, de modo de obtener una cocina tan atractiva como funcional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *