¿Cómo mudar a las mascotas?

Las mascotas son parte fundamental en la vida de muchas personas. Por esta razón, pueden llegar a ser una gran preocupación cuando llega el momento de mudarse. Por esto, vamos a ver algunos tips a tener en cuenta para mudarse con mascotas.

Tips para mudarnos con nuestras mascotas

Un error que tienden a cometer muchas personas tiene que ver con pensar que una mudanza es una situación estresante solamente para los seres humanos implicados en ello. Si hay mascotas en la casa durante el proceso, la misma puede ser también muy estresante para ellas. Por eso, vamos a ver una serie de elementos y consejos a tener en cuenta para mudarse con mascotas minimizando el estrés y los problemas que la propia mudanza puede significar para todas las partes, humanas y animales.

Prestar fundamental atención a las leyes al respecto

Este es, quizá, el primer elemento al que debemos prestar fundamental atención al momento de pretender mudarnos con mascotas. En este sentido, cabe recordar, en caso de mudarse a un edificio o a un alquiler, que se debe preguntar con atención acerca de la posibilidad de tener mascotas en él. Esto tiene que ver con que no son pocos los sitios en los que la permanencia de animales no está permitida.

Por otro lado, se debe prestar atención a las leyes que rigen la tenencia de animales y que atañen tanto a estos como a los dueños. Tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en la Provincia de Buenos Aires rigen, por ejemplo, leyes que hacen referencia particularmente a la tenencia de perros peligrosos, que dan cuenta de diversas normas que se deben cumplir necesariamente en caso de ser dueño de una mascota con estas características.

Los tiempos de embalado

Entre los trámites y demás ocupaciones, es muy frecuente dejar el embalado de todos los objetos que viajarán en la mudanza para los últimos días, dedicando éstos íntegramente a esa tediosa tarea. Sin embargo, una situación de semejante revolución en el interior del hogar puede llegar a ser verdaderamente estresante para el animal con el que se vive. Esto tiene que ver con que no entenderá qué es lo que está ocurriendo ni de qué manera lo afecta.

Debemos tener en cuenta que todas las mascotas pueden absorber el estrés y los nervios que sufren sus dueños durante momentos de esta índole. Por esto, lo recomendable es ir llevando adelante esta tarea con suficiente tiempo de anticipación, para que los cambios ocurridos en el hogar se realicen de forma paulatina, sin significar una situación de estrés para el animal.

Adaptar la futura casa a la mascota

Como en el caso anterior, muchas veces la vorágine de la mudanza hace que hagamos las cosas con rapidez, sin prestar atención a algunos detalles. Cuando la casa nueva está todavía vacía de nosotros, es un buen momento para acercarse y revisar todo aquello que puede significar un problema para la mascota (desde rejas y alambrados por los que pueda escaparse, hasta espacios que sean peligrosos o en los que pueda ocasionar destrozos). Esto es ideal para que la casa pueda ya estar absolutamente terminada al momento de mudarse con la mascota, quitándonos de encima muchas preocupaciones relacionadas a ésta.

Ver al veterinario

Muchas veces, es el veterinario la persona que puede decirnos si nuestra mascota sufre de ansiedad y/o puede verse afectada por el proceso de la mudanza. En este sentido, es también quien podrá decirnos de qué manera actuar en relación a ello, si es necesario alguna medicación o demás recomendaciones que puedan ser necesarias para minimizar el impacto de la mudanza y favorecer el bienestar del animal.

Pensar de qué manera se va a realizar el viaje de traslado

Hay casos en los que los animales han realizado ya otros viajes en vehículo, por lo que esa situación puede resultar menos estresante para ellos. Claro está que, de todos modos, un traslado de esta índole se percibe de manera diferente a un viaje de vacaciones o algún otro. Sin embargo, en los casos de animales que nunca han salido del hogar o no han estado arriba de un vehículo, este viaje puede ser verdaderamente temeroso para ellos. Por eso, es importante planificar con anticipación de qué manera va a llevarse adelante el traslado, para contar con todos los elementos necesarios para minimizar el impacto de ello.

Que conozca a los vecinos. Que los vecinos lo conozcan

¿Es esto en realidad importante? Sí. Como venimos diciendo hasta acá, la situación de afrontar una mudanza, una nueva casa, un nuevo entorno, el desorden, nuevos sonidos y espacios puede ser realmente estresante para el animal. Por eso, no es extraño pensar que éste pueda llegar a asustarse y escapar o que pueda perderse si en algún momento y por alguna razón sale (siendo esto particularmente frecuente en los gatos que se mudan con sus dueños). Por eso, que los vecinos conozcan a tu animal puede ser de gran utilidad para paliar estas situaciones, pudiendo estos ayudarte a recuperarlo o a contenerlo si es necesario. Asimismo, el hecho de que tu mascota conozca a tus vecinos le puede dar confianza en caso de una necesidad de este tipo para ser sostenida o cuidada por ellos sin problemas.

Evitar que esté en el medio de la mudanza

Como decíamos al principio, la mudanza es algo estresante para todos, incluidas las mascotas. Por eso, lo recomendable es que éstas no estén presentes mientras se realiza todo el proceso de traslado de los objetos materiales, para que no se asuste de tanto movimiento y tantas personas. En caso de que no se consiga una persona que pueda cuidar del animal, se recomienda al menos conseguir que alguien pueda ayudar en la mudanza solamente conteniendo a la mascota y quitarla del centro de la mudanza para que no se asuste ni se altere.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad para afrontar el proceso de mudanza con tu mascota sin que esto represente problema alguno.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *