Barrios de la ciudad: Caminito y La Boca

Conocido como uno de los recorridos más emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires, Caminito constituye un verdadero museo a cielo abierto, como así también, un destino imperdible para todas aquellas personas que desean conocer los rincones más asombrosos de esa ciudad.

Podríamos definir a Caminito como un callejón museo, cuyo valor tanto cultural como turístico resulta incuestionable. Este espacio se encuentra ubicado en el corazón del barrio porteño de La Boca.

Siendo hoy en día un museo a cielo abierto que cuenta con unos 150 metros de longitud, Caminito debe su trazado sinuoso a que continúa el cauce de un arroyo, que desaguaba en el Riachuelo y que se mantuvo fluyendo hasta principios del siglo XX. En aquel entonces, esa zona era conocida por los pobladores con el nombre de “Puntín”, que en el dialecto genovés era el diminutivo de la palabra “puente”.

¿Cómo nace Caminito?

Hacia principios del siglo XX, hacía ya mucho tiempo que el área en que se encuentra hoy ubicado el paseo pertenecía al recorrido del ferrocarril a Ensenada. Fue en el año 1928 que dicho ramal fue clausurado, convirtiéndose la vía en no más que un callejón abandonado. Como consecuencia de ello, muchos vecinos de la zona (entre los que se encontraba el reconocido pintor de nombre Benito Quinquela Martín), durante los años 50, decidieron recuperar el terreno y convertirlo en un paseo peatonal y en una calle tipo museo. A lo largo del tiempo, esta calle museo fue recibiendo grandes cantidades de obras de arte, provenientes de artistas de lo más diversos.

En el año 1959, la calle museo recibió el nombre “Caminito”, en honor al tango que había sido estrenado en los carnavales de 1926 y compuesto por los artistas Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza. La elección del nombre tuvo como gran impulsor a Benito Quinquela Martín.

En relación con la elección del nombre y la conversión de aquel viejo callejón, en aquel entonces, Benito Quinquela Martín brindaba una bella explicación:

“Un buen día se me ocurrió convertir ese potrero en una calle alegre. Logré que fueran pintadas con colores todas las casas de material o de madera y cinc que lindan por sus fondos con ese estrecho caminito (…) Y el viejo potrero, fue una alegre y hermosa calle, con el nombre de la hermosa canción y en ella se instaló un verdadero Museo de Arte, en el que se pueden admirar las obras de afamados artistas, donadas por sus autores generosamente”.

Dentro de las obras de arte que se encuentran ubicadas a lo largo de lo que hoy constituye el callejón museo de Caminito, podemos citar las siguientes:

  • De Marisa Balmaceda Krause: “Herrero boquense”
  • De Orlando Stagnaro: “Joven boquense”
  • De Roberto Juan Capurro: “Esperando la barca”
  • De Juan B. Leone: “La madre”
  • De Humberto Eduardo Cerantonio: “El maestro / El coro / El trabajo”
  • De José de Luca: “La raza”
  • De Nicasio Fernández Mar: “La familia”
  • De Antonio Sassone: “El sembrador espiritual”
  • De Luis Perlotti: “Clavel del aire”
  • De Benito Quinquela Martín: “Día del trabajo”
  • De Benito Quinquela Martín: “Regreso de la pesca”
  • Entre tantas otras obras de arte de artistas consagrados

La boca

Como mencionábamos más arriba, el histórico y emblemático callejón Caminito, es un paseo imperdible que reside en el antiguo barrio porteño de La Boca.

Perteneciente a la Comuna 04 de la Ciudad de Buenos Aires, La Boca recibe su nombre como consecuencia de que, en dicha zona de la ciudad, se encuentran las bocas del Riachuelo, cuyas aguas desembocan directamente en el Río de La Plata.

Características geográficas

Los límites del barrio de La Boca se encuentran conformados por las siguientes calles:

  • Avenida Regimiento de Patricios
  • Avenida Martín García
  • Avenida Paseo Colón
  • Avenida Brasil
  • La prolongación virtual de la Avenida Elvira Rawson de Dellepiane
  • Avenida Elvira Rawson de Dellepiane (hasta la intersección con el paredón de la Costanera Sur)
  • Paredón de la Costanera Sur
  • El límite catastral sur de la Reserva Ecológica
  • Riachuelo
  • Río de La Plata
  • Y la prolongación virtual de la Avenida Regimiento de Patricios

En su totalidad, el barrio porteño de La Boca cuenta con una superficie de 3,1 kilómetros cuadrados, teniendo una población  de 46.494 habitantes (según censo de año 2011).

Historia de La Boca

No son pocos los historiadores que se aventuran a afirmar que fue en el barrio porteño de La Boca en donde Pedro de Mendoza fundó la ciudad de Santa María de los Buenos Aires, en el año 1536.

Durante años, el puerto natural de la Ciudad de Buenos Aires se encontró en la boca del Riachuelo. Sin embargo, con el paso del tiempo – y debido a condiciones como los bancos de arena, la profundidad del agua y las crecientes y bajantes – el puerto fue trasladado un poco más al norte de la ciudad.

Hacia aquel entonces, el área en la que hoy se encuentra asentado el barrio de La Boca, era una zona de lo más hostil, desolada, pantanosa y que padecía de inundaciones constantes. Sin embargo, fue hacia fines del siglo XIX que comenzó a instalarse entre sus calles una importante comunidad italiana
(preponderantemente de origen genovés), que fue caracterizando, revitalizando y personalizando lo que hoy es el barrio de La Boca. Luego, con el paso del tiempo, fueron integrándose también otras comunidades de inmigrantes, mayormente provenientes de España, Alemania, Grecia, como así también algunos muy dispersos grupos de Gran Bretaña y Francia.

Por aquellas épocas, La Boca se caracterizaba por ser una zona de paso para marineros, lo cual acabó llevando a que se convierta en un área de mucho consumo de pesca, abriéndose enormes cantidades de pulperías.

En el año 1882, un grupo de genoveses acabó firmando un acta que fue enviada al Rey italiano de aquel entonces – Humberto I de Italia – en donde se le comunicaba la constitución de la República de la Boca. Como consecuencia de aquel acto, el entonces Presidente de la República Argentina, Julio Argentino Roca, envió a retirar la bandera genovesa que se encontraba izada en dicho lugar, acabando el conflicto.

Características

Siendo la mayor parte de las viviendas de la zona, fabricadas a base de madera y chapa, los incendios acabaron siendo algo muy frecuente en el barrio porteño de La Boca. Por ello, uno de los grupos más reconocidos de aquel barrio fue siempre su importante dotación de bomberos voluntarios, quienes eran admirados por su profesionalismo y por su gran labor respecto a la comunidad. Podría decirse que en el contexto de las construcciones de La Boca, el trabajo de los bomberos voluntarios acabose convirtiendo en algo esencial para el barrio.

Aún hoy en día se puede transitar por las calles que componen el barrio de La Boca y encontrar las clásicas construcciones de madera y chapa, siempre con balcones de hierro. A su vez, resultan apreciables los trabajos de carpintería de madera enriquecida por molduras, como así también las fachadas de chapa acanalada.

La gran diversidad de colores que decoran las llamativas casas de La Boca, deviene de los sobrantes de pintura que los marineros de aquel entonces traían a sus casas. Debido a que el precio de la pintura en ese momento era muy alto, generalmente un pote de pintura de un color no era suficiente para pintar la fachada completa de una casa. Por ello, en el barrio porteño de La Boca pueden encontrarse casas pintadas de diversos colores, que le dan su toque único y personal al barrio. Por otro lado, en lo que respecta a la pintura, podríamos decir que un estilo que caracterizó siempre fuertemente al barrio de La Boca es la pintura con líneas horizontales. Asimismo, en las casas de madera se utilizaba mucho la colocación de tablones superpuestos de este material, y el proceso de acanaladura de las chapas.

Un barrio, un artista

Si bien como mencionábamos cuando hablábamos del paseo Caminito, fueron muchos los artistas que intervinieron para hacer que ese pasaje se convierta en uno de los más emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires, hubo un artista cuya influencia en el barrio de La Boca es indiscutible: Benito Quinquela Martín.

Benito Quinquela Martín fue un artista plástico, con una muy escasa formación artística de índole académico, quien llevó a cabo sus estudios de pintura y de dibujo con un maestro italiano de nombre Alfredo Lázzari. Si bien Lázzari fue su único profesor, a éste se le atribuía la virtud de pintar su ambiente, su entorno, el cual era conocido por él como a la palma de su mano. Fue así como se hizo honor al famoso dicho “pinta tu aldea y serás universal”.

En relación con lo anterior, podemos decir que Quinquela Martín hizo gran honor al dicho, interpretando y llevando a la pintura el ambiente portuario que caracterizaba al barrio de La Boca por aquellos años de su estadía. Esta característica portuaria y su trabajo puede observarse con claridad en la mayor parte de sus obras, en donde resaltan los colores, los empleos, los barcos, las grúas, las cantinas, los bares, entre tantos otros elementos característicos.

Así como, en su momento, el barrio de La Boca inspiró tan fuertemente a Quinquela Martín, hoy en día, muchos artistas continúan considerando a este barrio como una gran fuente de inspiración, tanto artística como cultural.

La Boca y el fútbol

Como bien sabemos, no se puede hablar del barrio de La Boca, sin mencionar también al fútbol. El club Boca Juniors fue fundado un día lunes 3 de abril del año 1905.  Su fundación se debió, en aquel entonces, a un grupo de jóvenes inmigrantes, provenientes de Italia y habitantes del barrio, que se reunieron en la Plaza Solís para crear la que sería luego esa legendaria institución futbolística y deportiva. Entre los fundadores, se encontraban los jóvenes Esteban Baglietto, los hermanos Teodoro y Juan Farenga, Alfredo Scarpatti y Santiago Pedro Sana.

En cuanto a los colores del histórico club – el azul y el amarillo – éstos fueron tomados de la bandera de un buque sueco, que se encontraba por aquellos días amarrado al muelle del Riachuelo.

Si bien hoy en día es frecuente asociar el barrio de La Boca con el Club Atlético Boca Juniors, otro de los grandes clubes deportivos de la República Argentina fue fundado también en el barrio de La Boca. Nos referimos al Club Atlético River Plate. River Plate se fundó el 25 de Mayo de 1901, cuatro años antes que Boca Juniors. Este, surgió como la fusión de dos clubes que llevaban los nombres de “Los Rosales” y “Santa Rosa”. Según lo que se ha dicho alrededor del nombre del nuevo club, éste se debe a que uno de los socios que formó parte de la fundación había visto a un marinero dejar de lado unos cajones de embarcación que llevaban grabada la inscripción “The River Plate”.

Si bien con el paso de los años el Club Atlético River Plate se mudó a otro barrio de la Ciudad de Buenos Aires, en aquel entonces contaba con su cancha en una manzana del barrio de La Boca, conformada por las calles Pedro de Mendoza, Aristóbulo del Valle, Gaboto y Pinzón. La cancha se encontraba ubicada junto al Riachuelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *